sábado, 24 de septiembre de 2016

Letras con nombre de mujer

Estar en twitter tiene sus ventajas más allá de compartir frustraciones, pasiones y gifs. A veces ves cosas que te alegran el día, iniciativas que comienzan siendo una mera conversación y acaban arrastrando a muchísimas personas por una causa buena y con sentido. Yo no he tenido el honor de haber participado en la creación de ninguna de las que voy a comentar hoy aquí, pero para mí es una obligación casi moral el hablar de ellas en mi espacio y aportar mi granito de arena a su difusión. Ambas iniciativas tienen un tema en común, una lucha común, un propósito común: leer y dar visibilidad a autoras. No importa la nacionalidad o el año de nacimiento, ni si han sido publicadas de manera independiente o con grandes o pequeñas editoriales, sino hacerlas visibles (digo "hacerlas", pero yo, como autora y mujer que soy, me autoincluyo entre ellas), quitar ese muro que todavía sigue existiendo cuando se trata de igualdad, muro que todos, tanto editoriales, como lectores, hemos construido y que, con ayuda de iniciativas como estas, puede ir desapareciendo poco a poco.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Ready Player One

   Compré este libro hace tanto que ya ni me acuerdo. Me llamó muchísimo la atención su sinopsis (videojuegos, hola) y su portada, y tenía tan buenas críticas que caí en la tentación y acabé haciéndome con él. Pero unas lecturas llevaron a otras, que llevaron a crisis de sequía "lectoril" absoluta, que se subsanaron con otras lecturas que luego me condujeron a más, y pasó el tiempo sin que llegara el momento de Ready Player One (RPO) hasta que este verano, por fin, pareció iluminarse en mi estantería y me decidí a devorar la novela escrita por Ernest Cline con muchas ganas.
La historia, ambientada en un futuro donde el hambre, la escasez y la miseria sólo son comparables al avance de la tecnología, tiene como protagonista y narrador a Wade, un chico de 17 años que, como la casi totalidad de la población, se pasa el día conectado a un mundo virtual llamado OASIS. Su creador, James Halliday, un tipo antisocial y brillante eternamente enamorado de la década que marcó su adolescencia, los 80's, lo dejó todo dispuesto para que tras su muerte se pusiera en marcha una competitiva carrera cuya finalidad es conseguir un "huevo de pascua" que él mismo escondió en alguna parte de OASIS y que implica, para aquel que lo encuentre, heredar la propia OASIS y toda la fortuna de Halliday.
  Para los que no estéis familiarizados con el término, un huevo de pascua es un mensaje o contenido oculto, normalmente en un videojuego, aunque también se puede extrapolar a otros formatos. Como imaginaréis, la lucha por encontrar el huevo se convierte en todo un evento social que atrae a jugadores, empresas y medios de comunicación, y Wade es uno de los muchos que cada día se dejan la piel para encontrarlo.
No quiero hablar más del argumento porque esto se descubre mejor leyendo y a mí es casi siempre lo que menos me interesa, así que ahora procederé a hablaros de lo que ha sido mi experiencia con esta lectura.

lunes, 29 de agosto de 2016

Writing Inspiration: Mundo onírico



El mundo puede ser un lugar lleno de fealdad, rutina y apatía en muchas ocasiones, pero si miramos de la manera adecuada, los rincones más vulgares y simples que podáis imaginar adquieren un halo especial, mágico, como si hubiera salido de un sueño. Es difícil ver el mundo a través de ese prisma, pero por suerte existen personas capaces de hacerlo y de capturar lo que encuentran con una cámara. Hoy os traigo un repertorio de fotografías que pueden seros útiles para inspiraros cuando creéis o escribáis con ambientaciones realistas, que no por ello carentes de cierta magia. Normalmente uno suele tener una batería de imágenes más grande cuando se escribe fantasía o ciencia ficción (lo cual es lógico porque se aleja de nuestra realidad conocida) que cuando se escribe algo realista porque damos por sentado que ya conocemos el mundo que está ahí fuera y no necesitamos ver mucho de él para que las escenas se formen en nuestra cabeza, pero a veces puede resultar sorprendente cuántos detalles interesantes obviamos en la cotidianidad que nos rodea y que, a la hora de crear una ambientación o una atmósfera, pueden sernos muy útiles.    
Como nota antes de dejaros con el repertorio de imágenes, diré que no poseo los derechos sobre ninguna de ellas y que, al haberlas encontrado en pinterest y provenir de blogs de tumblr que no pertenecen a sus propietarios, no les citaré a pie de foto porque no sé quiénes son. Empecé a hacer un rastreo de cada una de ellas, pero ni así he logrado encontrarles. 
Si conoces al autor de algunas de estas fotografías, por favor, házmelo saber y lo nombraré adecuadamente. Disfrutadlas. ¡Espero que os sean útiles!


domingo, 21 de agosto de 2016

Sobre fantasmas, chicas danesas y películas soporíferas


CAZAFANTASMAS (2016)
El miércoles fue al cine a ver el reboot de "Cazafantasmas" con unas expectativas bastante altas. Después de todo el revuelo que se formó desde que se anunció la película por el mero hecho de que las protagonistas iban a ser mujeres, sabía que la crítica iba a ser dura. ¿Por qué? Porque estamos hablando de que, para muchos, esto ha significado la "perversión" de un clásico de los 80, una película que ha formado parte de la infancia y adolescencia de muchas personas y que se iba a echar a perder "sólo porque el feminismo está de moda y hay que meter mujeres hasta en la sopa". Mujeres que, además, no están acordes con los cánones de belleza que suelen vendernos en todos los medios, mujeres que son exactamente eso: mujeres, no un reclamo comercial, no una bonita cara con la que entretenerte mirando.
Es la primera vez que he visto una película protagonizada por un grupo de mujeres que no trata sobre temas que supuestamente sólo nos conciernen a nosotras (cómo los desengaños amorosos, porque todos sabemos que las mujeres somos criaturas delicadas y sentimentales que devoramos tarrinas de helado cuando nos deja el novio) o en la que no se las presenta como iconos de la belleza. Aquí las protagonistas no tienen que demostrarte en cada plano que son guapas para justificar por qué están ahí, están ahí porque tienen lo que hay que tener, porque saben lo que hacen y lo que quieren. Y este, en mi opinión, es uno de los mejores aciertos de la película: sus personajes. Están bien definidos y caracterizados, y en pantalla encajan a la perfección. 
La película no aburre en ningún momento, mantiene un buen ritmo a lo largo de las escenas y tiene una muy buena distribución de tiempos en los que se presenta bien la trama, los personajes, los conflictos y la resolución de los mismos. El humor ha sido otro punto a favor, a veces demasiado obvio para mi gusto, pero con momentos muy buenos. Además, creo que es muy fiel al espíritu de las originales, a las que hace varios guiños sin caer en el plagio de escenas (como ocurre tantas veces en estos casos).
En definitiva, a mí no me ha decepcionado en absoluto. Amena, divertida y muy entretenida, me ha parecido una digna sucesora de las anteriores.


viernes, 12 de agosto de 2016

Los violentos lo arrebatan

Fotografía de Dorothea Lange

Desde los días de San Juan Bautista hasta ahora, 
el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.
Mateo 11:12 


   Cuando leí a Flannery O'Connor por primera vez sentí un placer extraño, una incomodidad morbosa. Había algo desagradable en aquellas páginas, y precisamente por eso me resultaban tan hipnóticas, por eso seguía leyendo. Hay misterio en la miseria humana, una oscuridad que entendemos, que conocemos, pero que no podemos descifrar del todo. Si algo caracteriza a las historias de Flannery O'Connor es que rezuman miseria en todas sus vertientes. Leerla es como mirar un cuadro grotesco, deforme, mal hecho. "Es feo", piensas, pero ahí sigues, mirándolo, y pronto descubres que no puedes apartarte, que necesitas mirar porque esa fealdad esconde una verdad que nunca antes habías visto, una verdad que sólo puede mostrarse así, siendo fea, mal hecha.
    Flannery O'Connor nació en Savannah, Georgia, en el seno de una familia católica rodeada de un mar de protestantismo. Vivió envuelta por el fervor religioso, por el fanatismo y la idea de que Dios era la única salvación posible. Su vida estuvo fuertemente marcada por la iglesia y su contraste con la locura evangélica del sur, donde todo el que se sintiera con fuerzas podía agarrarse a una biblia y pregonar la palabra de Dios. El sur de los Estados Unidos era una cuna de racismo y pobreza en la que surgían predicadores de cualquier parte. O'Connor, como recta católica, observaba este mundo y lo condenaba. Para ella, de hecho, el mundo no tenía salvación posible. Su vida, además, fue corta (murió en 1964 a los 39 años) y estuvo marcada por la sombra de la enfermedad.
    Pasó la mayor parte de su existencia recluida en "Andalusia", la granja familiar, desde donde produjo toda su creación literaria. A pesar de su imposibilidad para andar sin ayuda de muletas, y su delicada salud, era una mujer fuerte, en comunión con las costumbres de su tierra y un agudo sentido del humor. Era capaz de escribir cosas terribles con una importante carga de humor negro. Se la considera, junto a Faulkner y Tennesse Williams, un exponente del gótico sureño, afirmación de la que me gustaría saber qué opinaba, pues muchos la clasificaban como naturalista y en este sentido O'Connor siempre se mostró en contra. Yo, por mi parte, prefiero verla como una rara avis, exótica como los pavos reales que se paseaban por su granja y tan marcada por la religión que no imagino cómo podría haberla eludido en sus obras. O'Connor, al igual que sus personajes, estaba supeditada y abocada a ella.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Yo leo, Yo opino

Hacía mucho tiempo que no visitaba esta sección de mi blog. Muchísimo.
Siempre he tenido una relación compleja con el proceso de reseñar una novela, tal es así que cuando Gema cambió el diseño de La vieja Morla le pedí que no llamara "Reseñas" a este apartado. No me sentía cómoda con esa palabra, tan grande, tan llena de responsabilidades que no me veía capacitada de afrontar. Nunca he estado segura de si lo que he hecho durante mi trayectoria como bloguera han sido reseñas, críticas... Para mí siempre han sido opiniones, ni más ni menos. No obstante, a pesar del cambio con el que me sentía más conforme, dejé de escribir opiniones y de compartirlas aquí, en mi rincón. 
¿Por qué? Por dos razones que me gustaría exponer aquí.

lunes, 25 de julio de 2016

A Celsius Horror Story: La casera del mal

Antes de contar mi experiencia personal en este viaje, me gustaría recalcar que no va a tratarse de una crónica del festival Celsius 232, el cual ha estado genial, y de cuyas actividades he disfrutado muchísimo. Desde Abercrombie y su estilo "soy el rey de este barrio, bitches", pasando por el encantador Richard Morgan, que para mi sorpresa habla español perfectamente y me hizo reír bastante con alguno de sus comentarios, hasta llegar a David Mitchell, al que hace tiempo quería leer tras haber visto la adaptación de "El atlas de las nubes", y que nos leyó un relato maravilloso que escuché ensimismada (y detrás de todo esto, la voz de Diego, el traductor cósmico del Celsius, que tiene mi admiración eterna por el trabajo que hace). Además, por supuesto, está la gente, una de las mejores cosas de este festival. No sólo he desvirtualizado a más personas que seguía desde hace tiempo en las redes, sino que me he reencontrado con otros a los que ya conocía y hemos pasado ratos geniales juntos. Me he reído muchísimo, he comido cachopo, helados deliciosos, he disfrutado de la preciosa Avilés y sus calles empedradas (aunque ahí mis pies no se divirtieron tanto), y he asistido emocionada a cada uno de los encuentros con autores, así como a mesas redondas y otros eventos, empapándome bien de todo lo que he oído y visto en ellos para volver a casa con la mente bien alimentada, con muchas ganas de leer y de seguir con mis proyectos.
No obstante, queridos amigos, ésto no ha sido lo único que me llevo de mi viaje a Asturias, hay otra parte que nada tiene que ver con el festival, pero que he decidido llamar "A Celsius Horror Story" porque perfectamente podría dar para novela/película de terror, y eso es lo que vengo a contaros hoy.